El gobierno de Esperanza Aguirre pretende privatizar los centros de salud de la Comunidad de Madrid. La propuesta de reforma de la Atención Primaria que la Consejería de Sanidad ha presentado pone en riesgo el futuro de la sanidad pública y, por tanto, el servicio sanitario que debe recibir la ciudadanía madrileña.

 

Los cambios que pretende imponer la Consejería de Sanidad suponen el desmantelamiento de la atención primaria y buscan la privatización de los centros de salud, que entrarán en un estado de colapso debido a la descoordinación, caos y falta de medios que se apoderarán del sistema. El conjunto de la comunidad sanitaria de Madrid -hasta 23 organizaciones de profesionales sanitarios, pacientes y sindicatos- ha firmado un alegato en contra de este Proyecto de Área Única para la atención primaria que ha presentado la Consejería de Sanidad del gobierno de Esperanza Aguirre. Dicho alegato concluye que la calidad asistencial viene directamente determinada por el tiempo dedicado a la asistencia y por el compromiso con la ciudadanía. Profesionales y pacientes denuncian que esta calidad quedaría gravemente afectada por el modelo propuesto por la Consejería de Sanidad, aumentando la masificación en los centros de salud en detrimento del tiempo dedicado a cada paciente. Las organizaciones firmantes denuncian que la propuesta de la Consejería representa una ruptura total con el actual modelo asistencial.

En la Comisión de Estudio de la sanidad madrileña que se ha desarrollado en la Asamblea de Madrid a petición del Partido Socialista de Madrid,  numerosos comparecientes de prestigio han incidido en la gravedad de las consecuencias que tendrá para la atención primaria la reforma que pretende llevar a cabo el gobierno de Esperanza Aguirre. Nuestro sistema sanitario, no hace mucho tiempo, fue un referente en España y en Europa, gracias a los magníficos profesionales con los que cuenta la sanidad pública madrileña. El gobierno de Esperanza Aguirre está llevando a cabo una política de privatización indiscriminada que ahora se propone llevar a la atención primaria, tras haber dañado gravemente la red hospitalaria. Frente a esta agresión del gobierno de Esperanza Aguirre a la sanidad pública madrileña, en su afán de negocio en detrimento del interés general, el Partido Socialista apuesta firmemente por un gran pacto sanitario en Madrid, que dote de estabilidad a la sanidad pública madrileña –un derecho de la ciudadanía-, y permita mejorar la calidad asistencial de la atención primaria y especializada en nuestra región, con una necesaria inversión en nuevas infraestructuras, incremento de personal sanitario, formación e investigación.

 

El PSM está recogiendo firmas en todos los municipios. Únete a esta campaña en defensa de nuestra sanidad.