hablamos de Cultura

Este verano, nuestra ya casi tradicional Semana Cultural se ha transformado en todo un Verano Cultural. Y hablamos de Cultura en la calle para todos.

Durante todos los fines de semana, desde el 26 de junio al 16 de agosto, hemos tenido y tendremos ofertas culturales para todos los gustos.

¿Por qué, con todo lo que está pasando, son necesarios estos eventos culturales? Eso sí, con todas las precauciones de seguridad e higiene. 

  • Porque la Cultura nos distingue como sociedad y como individuo, 
  • Porque es heredera natural de nuestra Historia, Idiosincrasia, y Carácter, y juega un papel irreemplazable en su reinterpretación continua a través de la Creatividad. 
  • Por su Transversalidad. A nuestros mayores, nuestros jóvenes, nuestras tribus, los reconocemos por la cultura que consumen, pues todos consumimos cultura.
  • Por su Espíritu Crítico, en constante replanteamiento de nuestros valores éticos, es la mayor plataforma de denuncia social. 

A este sector muchos lo conciben como catalizador, válido para reactivar otros sectores económicos como el turismo. Tienen razón, lo es. Pero, además y sobre todo, tiene valor propio como sector esencial, como puede serlo la Educación, la Ciencia, e incluso el Deporte. Hum,  vaya…, estos también son Cultura.

Vale, pero es que además es un potente motor económico: en España la Cultura genera 700.000 empleos directos, y aporta más del 3% del PIB. Tanto como todos los olivos de España produciendo aceite. Consumimos tanta cultura como aceite. Pero en la Comunidad de Madrid producimos muy poco aceite y mucha Cultura: tenemos el 22% de las empresas culturales del país, y supera el 4 % del PIB autonómico.

Dicho todo esto para los aficionados a números y economías, recordemos ahora que son Personas las que crean, comparten y viven por y de la Cultura. Personas que también son Héroes de la COVID19. ¿Imagináis Confinamiento Sin Cultura? Para tirarse por la ventana. Quien durante el confinamiento no haya leído un libro, escuchado música, visto una película o serie, o no haya visitado virtualmente exposiciones, museos ni teatros, realizado talleres o asistido a conferencias, que tire la primera cerilla a la pila de los libros. Merecen nuestro reconocimiento los miles de artistas, profesionales o aficionados, que han cedido sus obras gratuitamente durante este periodo para aliviar el rigor de la situación.

Pues sepamos que estos profesionales están perdiendo su temporada alta de trabajo. De seguir así, se estima que se perderán entre el 40% y el 50% del empleo del sector. ¿Nos lo podemos permitir?

Por todas estas razones, hay que rescatar a este sector. Se lo merecen. Los necesitamos. Son la retaguardia de nuestra esencia, a la vez que vanguardia de nuestro progreso.

Parafraseando a Carver, cuando hablamos de Cultura, hablamos de Amor. Para dedicarse a las artes y tratar de vivir de ello en este país hay que ser un apasionado que crea sus obras con desmesura y vocación, con la necesidad vital de comunicar su mensaje y ser escuchado. Es necesariamente un enamorado de su concepción de humanidad como animal social. En pocas palabras, el artista ama al prójimo. A su manera, claro; muchos no lo saben.

Sirva a esto como apoyo a la ESCALADA CULTURAL en nuestro pueblo.

Participa.

Contagia Cultura.

Fuentes: Instituto Nacional de Estadística /  Diario ABC /  diario El País / “Treinta años de políticas culturales en España“ (Universitat de València, 2016)